Hangover. I don’t even know.

Well, let’s get this party starteeeeed!

Pues sí, realmente fue una fiesta. Y no cualquier fucking fiesta: fue la fiesta de cachimbos de FAUA (¡hasta que al fin se dignaron!) que tanto habíamos esperado pero que sospechábamos que sería por estas fechas (pero no después de taller de diseño como para querer emborracharnos, desaparecer y morir al mismo tiempo).

Primero que nada, mi grupo de siempre no estaba del todo completo, solo se quedó alguna de mi gente. Eso es triste en serio cuando eres de los que no se junta con mucha gente…a menos que seas yo y te adaptes a todo tipo de fenómeno que ronda por los pasillos de la facultad.

En fin, se formó la mancha y empezó el RockinFAUA. Se presentaron grupos…maso ahí, un amigo del código hizo improvisación. Estuvo bien, para qué decirlo si fue bastante obvio.

Luego…rayos. No podría describir toda la noche en solo un post. Fue lo más genial que he vivido en toda mi existencia. Nunca había tenido un recuerdo tan rocker de una fiesta. Alcohol, cigarros, rocanrol, lluvia, pogo…la mezcla perfecta para hacer de ese tono la pura sangre que fue.

Gracias a toda la gente que fue y que me hizo sentir parte de algo en algún momento la noche de ayer. Son lo máximo, gente.

Lo último que puedo decir es que terminé algo mareada por el trago, es que no había almorzado. Viva la hamaca que me hicieron mis causas y viva Uchpa. Viva que bailé salsa y viva que grité “peor que Xena, princesa guerrera”. Viva que bebí y que fumé. Viva que no recuerdo bien lo último y viva la facu.

Yachachun yachachun chachaschay!

Peru llaqta!!!!

Lunes: entrega de taller. Mierda.

Cosas como estas…

Imagen

Increíble que escuchando el noticiero de las mañanas solo hayan hecho una jodidamente pequeña mención al logro de Kina…mientras en toda la sección de deportes por poco y no pasan los partidos de fútbol completos. Es cierto que me agrada el fútbol, no puedo negarlo; pero simplemente qué estupidez tan grande la peruana para darle más valor a ciertas notas y a otras, bien gracias.
¿Saben qué creo? Que esto no se debe en realidad a la comercialidad del balompié, sino que es una MUJER la que está defendiendo el título que le pertenece al Perú y eso es algo que la mentalidad machista de nuestra nación no logra comprender ni aceptar. Claro, sé que no se trata de eso porque ni en el vóley (deporte estereotipado para las mujeres), ni en las luchas (deporte estereotipado para los hombres) se celebra con tanto corazón el triunfo, ¡y apuesto a que tampoco se celebraría ni aunque un grupo de mujeres jugara al fútbol!
Gr. ¡Me largo a ver Yo soy!